viernes, 9 de enero de 2015

ATROPINA

Se utiliza en la intoxicación por agentes colinérgicos, los cuales actúan por inhibición de la acetilcolinesterasa. El acúmulo de acetilcolina resultante provoca diversos efectos que constituyen el síndrome colinérgico: muscarínico, nicotínico y central.
Existen diversos agentes colinérgicos, entre los que se incluyen: insecticidas tipo carbamatos y organofosforados (OP) y agentes nerviosos OP. Mientras que los carbamatos se unen de forma reversible a la acetilcolinesterasa, la unión de los organofosforados se hace irreversible con el tiempo.
La atropina, antagonista competitivo de la acetilcolina, revierte los efectos muscarínicos (salivación, lagrimeo, incontinencia urinaria, diarrea, sudoración, vómitos, broncorrea, broncoconstricción, bradicardia y miosis); sin embargo, no contrarresta los efectos nicotínicos (debilidad muscular, fasciculaciones, parálisis, hipertensión arterial, taquicardia y midriasis), ni los centrales (delirio, convulsiones, coma). La sintomatología nicotínica de los OP se trata con pralidoxima (oxima), que reactiva la acetilcolinesterasa. En la intoxicación por carbamatos, la pralidoxima no está indicada, ya que la enzima se regenera de forma rápida y espontánea.

Indicaciones:
1. Intoxicaciones sintomáticas por insecticidas y herbicidas (OP o carbamatos).
2. Intoxicaciones por OP incluidos en agentes nerviosos usados en guerras químicas (sarin, soman, tuban, VX).
3. Intoxicaciones por sustancias colinérgicas: setas, fisostigmina, meta-colina, neostigmina, pilocarpina.
4. Conducción auriculoventricular alterada por: digital, beta-bloqueantes, antagonistas del calcio.
Dosis iv/im: 0,05-0,1 mg/kg/dosis (mín. 0,1 mg, máx. 5 mg), seguida de dosis repetidas cada 2-10 minutos o en infusión continua (0,025 mg/kg/h), hasta que aparezcan los signos de atropinización: desaparición de la broncorrea y del broncoespasmo, taquicardia, piel seca y rubicunda. La midriasis no es un signo confiable de atropinización, ya que su aparición no es constante. Pueden necesitarse varias horas de tratamiento. Se utilizan dosis más elevadas en las intoxicaciones más graves.
Efectos secundarios: midriasis, taquicardia, fiebre, visión borrosa, sequedad de boca, íleo, retención urinaria. Además, si se administra vía iv, puede provocar arritmias en el paciente hipóxico, por lo que se aconseja corregir la hipoxia antes de su administración o si no es posible, administrarla vía im.
El tratamiento de la intoxicación por agentes colinérgicos se basa en la administración de atropina (para proteger los receptores muscarínicos), oximas (para acelerar la reactivación de la AChE inhibida, en la intoxicación por OP) y benzodiazepinas (para evitar convulsiones). La administración de fosfotriesterasas (PTE, enzimas implicadas en la detoxificación de OP por hidrólisis) ha demostrado ser un tratamiento muy eficaz frente a intoxicaciones por insecticidas OP y agentes nerviosos de guerra OP.

0 comentarios:

Publicar un comentario